Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

Publicado por Carlos Moya

Angela Isadora Duncan (1877-1927)
Angela Isadora Duncan (1877-1927)

La ciencia ya ha reconocido que para desarrollar cualquier propuesta hay que tener en cuenta el misterio del universo y reconocer que por mucho que se descubra, siempre estará ahí. Y sólo así podremos seguir creciendo. Ésa es la frontera que habita el arte, ese es su magnetismo y una necesidad para todos los humanos.
Lo cierto es que por siglos en el arte siempre se tuvo en cuenta. Ese es su lugar. Ese es el riesgo. Entregarse a una vocación, que no es una profesión, que es un riesgo. Estar verdaderamente dispuesto a renunciar a lo que sea para luchar en la frontera.
He oído muchas veces decir, admiro a tal o cual bailarín/a o artista por su control, por su seguridad. Y opino yo, ¿Y con tanta seguridad hay sitio para el riesgo?. O si no que le pregunten a Isadora Duncan por ejemplo.
Y en el riesgo parece haber opciones. Pero yo creo que no las hay. Entregarse a una búsqueda de una perfección que en realidad es enemiga de la belleza, andamiaje para mostrar facultades y seguridades y que no atiende a lo que el arte nos propone. Mostrarse como un chorro de sangre digno por el dolor y la sinceridad, como decía el poeta.

Técnica sí, pero sobre todo al servicio de la expresión artística y no al contrario como decía el gran Fokine.
Y claro, riesgo no es dificultad, que se confunde. Hacerlo más difícil, no es arriesgar es hacerlo más difícil. Arriesgar es para mi, atreverme a entrar donde nunca entraría, para intentar iluminar mi oscuridad. Muchos en la historia del arte lo han hecho.
Y en la historia del ser humano representan lo más cerca que podemos estar de lo mejor de nosotros mismos.

Angela Isadora Duncan

Angela Isadora Duncan

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post